El Departament de Filosofia de l'IES Dr. Lluís Simarro us dóna la benvinguda al nostre espai docent.
Seccions
Connectar

Posts etiquetats ‘historia’

Breve Historia del Capitalismo

500 años de crimen y saqueo

HISTORIA DEL CAPITALISMO

Siglos XV-XVI

En el siglo XV la burguesía ya tiene en Europa suficiente poder económico como para empezar a extender su modo de vida. Los burgueses no tienen aún suficiente poder político pero intuyen que pueden utilizar un arma muy potente: la ciencia. Enseguida empiezan a estudiar concienzudamente el mundo para descubrir e inventar. En esta época nace la figura del ingeniator (experto en el diseño y fabricación de ingenios y máquinas).  El más conocido es Leonardo Da Vinci que diseñó grúas, sembradoras, máquinas voladoras, etc.

Hay algunos inventos clave.

El primer telar mecánico en Bristol (el sector textil fue uno de los primeros que la burguesía explotó). La construcción de las primeras esclusas en los canales de Holanda (los canales son, junto con los ríos, las primeras vías de comunicación entre ciudades). La imprenta de Guthenberg  (Maguncia) da lugar a una explosión de libros que pasan de ser miles a ser cientos de miles y pronto serán millones. Se imprimen algunos libros muy importantes como la Biblia (traducida al alemán por Lutero y que es el libro más importante de la literatura alemana) y la Geometría de Euclides (lo que da un gran impulso a las matemáticas). Un holandés (Mercator) hace el primer mapamundi. Este invento junto con el primer reloj de bolsillo y algunos instrumentos ópticos (como el telescopio, también holandés) hace más fácil la navegación y el estudio del cielo.  La burguesía se lanza a explorar fuera de Europa. De esta época es la primera navegación del rio San Lorenzo. Galileo hace sus primeros estudios sobre el movimiento que serán decisivos para calcular el movimiento de los proyectiles.

La burguesía se enfrenta abiertamente al poder feudal y empiezan las guerras entre los países del Norte y las monarquías católicas del Sur. Estas guerras se extenderán a gran parte del siglo siguiente.

Siglo XVII

Continúa la tensión entre la visión feudal y la nueva visión burguesa que se expresa como una lucha religiosa, pero en realidad es una lucha entre dos sistemas políticos y económicos. La Reforma protestante se extiende por el norte de Europa. La posición de la Iglesia se endurece. Galileo es llevado ante la Inquisición. Pero la Nueva Ciencia ya está en marcha y no dejará de producir nuevas ideas. Descartes insiste en la necesidad de un método científico basado en las matemáticas para descubrir más y más.

El siglo XVII es el de la Guerra de los Treinta Años como nos la cuenta Grimmelshausen en “El aventurero Simplicissimus”, pero también es el siglo de la Revolución Científica. Los descubrimientos de Kepler y Newton son los más impresionantes. Además se descubren los satélites de Saturno gracias a los avances en óptica y hay importantes avances en el estudio de los gases, el vacío y la luz. Del siglo XVII es la primera máquina de vapor y la primera máquina de calcular (Pascal). En este siglo se desarrolla también el cálculo diferencial (Leibniz, Newton). Se crea la Royal Society, la primera sociedad científica de Europa.

Al mismo tiempo, los países en los que la burguesía tiene más peso luchan entre ellos para conquistar más territorio. Esto hace del siglo XVII un siglo de guerras y algunos le llaman el Siglo de Hierro. Se reduce el número de Estados pues algunos Estados absorben a otros. Nacen muchos de los grandes Estados europeos que conocemos hoy.

Algunos filósofos tratan de crear leyes que hagan posible un  equilibrio tanto en tierra como en el mar en el que empieza a haber cada vez más barcos. Leibniz crea una nueva rama de las matemáticas, la Estadística, precisamente para estudiar mejor los problemas de organización que crean los grandes  Estados.

Siglo XVIII

En el siglo anterior las burguesías de los distintos países aún están tratando de conseguir en Europa suficiente territorio para sus actividades. En el siglo XVIII la burguesía se lanza a la conquista del mundo para buscar nuevos mercados y nuevas fuentes de materias primas. Al mismo tiempo se fomentan las ciencias que favorecerán la industria y el comercio (astronomía, física, matemática). Un problema clave es, por ejemplo, cómo determinar la situación de un barco en alta mar y llegó a ser tan urgente resolverlo que el gobierno británico llegó a ofrecer un premio de 20.000 libras a quien lo solucionara. Los ilustrados franceses publican la primera gran Enciclopedia de las ciencias, las artes y los oficios.

Bougainville, Cook, Malaspina y otros muchos recorren el mundo en sus barcos en expediciones que tienen interés científico pero, sobre todo, económico.

La investigación científica continúa produciendo resultados: el telégrafo de Chappe, el microscopio de Leuwenhoek, el alumbrado de gas. También hay un gran avance en botánica a cargo del sueco Linné y se lanza la primera hipótesis sobre el origen del cosmos a partir de una nebulosa (Kant-Laplace). También se desarrollan la metalografía y se hace un gran trabajo en matemáticas.

La industria textil sigue siendo de las más importantes y se inventa un nuevo tipo de telar (Jacquard) y se fabrican las primeras telas estampadas.

En Francia, uno de los países más adelantados, se crea el primer Conservatorio de Música y la primera Escuela de Artes y Oficios.

Conforme los europeos van extendiendo el capitalismo por todo el mundo los pueblos indígenas van siendo exterminados. Nacen ciencias humanas como la Etnografia y la Etnología para estudiar estos pueblos “primitivos” antes de que desaparezcan del mapa. Algunos filósofos como Rousseau ponen en duda que nuestra sociedad “civilizada” sea mejor que la de esos que llamamos despectivamente “salvajes”.

El tráfico de esclavos se intensifica y alcanza cifras enormes. En las extensas regiones de América colonizadas por los europeos se extienden las Plantaciones con mano de obra esclava que extraen como sanguijuelas la sangre de esas tierras en forma de azúcar, tabaco, café, algodón o cacao, Al mismo tiempo, durísimas leyes que contemplan incluso la pena de muerte, prohíben el desarrollo de una industria autóctona en los países colonizados. Los capitalistas presumen de libertad de mercado, pero sólo la quieren para ellos no para los demás.

El capitalismo ya se ha convertido en una plaga universal.

Siglo XIX

Las ciudades industriales europeas crecen sin cesar y se convierten en metrópolis llenas de humo. El ferrocarril, símbolo de la Europa industrial, va extendiendo su red poco a poco.  En apenas una generación (de 1850 a 1890) la red ferroviaria se extiende por toda Francia. Se construyen algunas de las estaciones más hermosas como la de Orsay que son aún símbolos de modernidad.

Por otro lado, masas de familias obreras se hacinan en barrios sucios e insalubres lo que da lugar a las primeras epidemias de la era industrial. Primeras vacunas. Las chimeneas de las fábricas dominan el paisaje urbano.

El descontento de los trabajadores crece y nacen los primeros movimientos y las primeras ideas para luchar contra la explotación capitalista (anarquismo, socialismo, comunismo). La burguesía tiene miedo del movimiento obrero y recurre cada vez más a la fuerza. Se crean las primeras colonias penitenciarias. La educación obligatoria se extiende como una forma de control social y adoctrinamiento de la clase obrera.

El crecimiento industrial promovido por los burgueses capitalistas no trae la felicidad sino todo lo contrario. Los obreros se empobrecen cada vez más y aumenta la desigualdad y la alienación. Los obreros se convierten en simples mercancías, piezas de una máquina, y cada vez valen menos. La explotación de mujeres, niños e indígenas es espeluznante, tanto en Europa como en las colonias. Charles Dickens ha dejado hermosas y precisas descripciones en novelas como  “Tiempos difíciles” (1854).

Algunos filósofos hacen los primeros diagnósticos de esta sociedad capitalista industrial. J. Stuart Mill dice que está produciendo un mundo uniforme, de borregos.

Surgen problemas nuevos. Se remodelan las ciudades (reformas de Haussmann en París, se abren amplios bulevares) para que el ejército pueda actuar más fácilmente contra las revueltas obreras como la de La Comuna (1871) Federica Montseny nos cuenta en su librito sobre La Comuna que la represión del ejército fue horrorosa: 35.000 obreros murieron en diez días.

En algunos campos se están dando ya los pasos que conducirán a la era cibernética: Cálculo (Babbage), electromagnetismo (Maxwell) dinamo (Faraday).

Las crisis del modelo capitalista se repiten cada vez más fuertes y frecuentes: Superproducción y miseria, se produce mucho pero se reparte muy mal. Rapiña descarada de materias primas fuera de Europa. Los capitalistas se reparten el mundo como si fuera suyo (Conferencia de Berlín). Al rey Leopoldo de Bélgica le regalan un país entero: el Congo. Los belgas cometieron allí atrocidades sin nombre. Los capitalistas habían empezando robando oro y plata en el siglo XVI, después café, azúcar, tabaco y siguen buscando qué robar. Pronto empezará el gran negocio del caucho para los zapatos y los automóviles que tendrá su apogeo en los primeros años del siglo siguiente. Más tarde vendrá el hierro, el cobre, el salitre, etc. etc. La voracidad de los capitalistas no tiene límite. En pocos años consumirá y destruirá una enorme cantidad de recursos que la Tierra ha tardado millones de años en producir.

Y ya hemos llegado al siglo XX, el siglo en que vosotros habéis nacido. Habéis tenido suerte de nacer al final porque la historia del siglo XX a lo que más se parece es al libro de cuentas de un matadero.

Siglo XX

El capitalismo es un fenómeno mundial pero sus mentiras ya están totalmente al descubierto: Al crecer no va extendiendo por el mundo la civilización y la libertad, sino la explotación, la miseria y la destrucción. Los movimientos obreros y campesinos de resistencia van cobrando fuerza. Al mismo tiempo, aumenta la rivalidad entre los distintos países capitalistas que compiten por mercados y materias primas. Todas estas tensiones provocan la Gran Guerra (1914-1918) en la que se usan por primera vez (batalla de Yprés, 22 de abril de 1915) gases venenosos, gran invento del premio Nobel Fritz Haber. Los mismos gases que servirán después para exterminar a millones de personas en los campos de concentración, entre ellos varios familiares del mismo Haber que también eran judíos.

En uno de los países más atrasados de Europa, Rusia, triunfa una revolución comunista (1917).  En 1929 se produce una de las crisis financieras más graves de la historia del capitalismo con el hundimiento de la Bolsa de New York. En Europa empieza a cobrar fuerza el fascismo y el nazismo que captan el sentimiento de frustración de las masas y les ofrecen falsas promesas de fuerza y expansión. Millones de borregos asustados creen en ellos y les votan. El ascenso del nazismo desencadena una Segunda Guerra Mundial. Las dos guerras tuvieron un elevadísimo coste en vidas humanas. Entre 10 y 30 millones de muertos la Primera y entre 40 y 50 millones de muertos la Segunda, por no hablar de los millones de personas que quedaron mutiladas. A pesar de que los norteamericanos se han atribuido la victoria final, la derrota del nazismo habría sido imposible sin el Ejército Rojo magistralmente dirigido por Stalin.

El 4 de agosto de 1945 los norteamericanos lanzan sobre la ciudad de Hiroshima una bomba atómica que mató en unos segundos a unas 200.000 personas y dejó horribles secuelas que duran aún hoy. Con el fin de la Segunda Guerra Mundial empieza la llamada Guerra Fría. Las dos grandes potencias (EEUU y URSS) se reparten el mundo y provocan de vez en cuando una crisis atómica que mantiene al mundo en tensión. La industria armamentística se convierte en el principal motor de la economía mundial. EEUU interviene en varios países para frenar el avance del comunismo (Vietnam, Corea, Nicaragua, etc.).La URSS por su parte financia movimientos guerrilleros en varios paises. En los años 70 la primera crisis del petróleo da el primer aviso sobre los inviable de este modelo de desarrollo industrial-militar.

En 1989 caída del muro de Berlín y fin de la Guerra Fría. Hegemonía militar norteamericana y caída de los regímenes comunistas de la Europa del Este. Algunos anuncian que ahora el Capitalismo se extenderá ya por todo el mundo y con él la democracia y el bienestar. Pero lo que se extiende con esta globalización es más explotación y más destrucción del medio ambiente. Los desastres llamados “naturales” se repiten cada vez con mayor frecuencia y virulencia.

En los estados ricos el paro empieza a aumentar como resultado de la deslocalización de las empresas y la desregulación del mercado de trabajo. Empieza la lenta pero imparable destrucción de los Estados del Bienestar europeos. El capitalismo que había prometido la felicidad a una amplia clase media se muestra incapaz de cumplir esa promesa. Como nos ha dejado dicho Tony Judt antes de morir el año pasado: ALGO VA MAL.

 ¿ Y el siglo XXI?

¿Hacia dónde va  nuestro Planeta Azul? , ¿Hacia dónde va la  Humanidad?, ¿Qué fuerzas dirigen nuestra historia?, ¿La dirigen unas pocas multinacionales y unos cuantos millonarios?, ¿Qué peso tiene el 99% de la población del cuál formamos parte?, ¿Están capacitados los que se proclaman líderes mundiales?, ¿Qué ideas les mueven?, ¿Hay tendencias peligrosas que podemos frenar aún?¿Qué papel tendrá la ciencia, la religión, el arte, en la búsqueda de soluciones o en el agravamiento de los problemas?. En 1733 un satírico irlandés llamado Samuel Madden publicó una obra de ficción científica. El panfleto, titulado “Memoirs of the Twentieth Century”  profetizaba que dos empresas gigsntes dominarían el mundo en ese lejano período: la Royal Fishery y la Plantation Company. ¿Acertó? 

Estas y otras preguntas hemos de hacernos en el siglo que empieza y que es sobre todo vuestro siglo, el siglo de los que tenéis 20 años o menos, de los que empezáis ahora a tomar decisiones de peso, a tomar las riendas de vuestras propias vidas. Como dijo el gran escritor Jorge Luis Borges, os han tocado, como a todos los hombres, malos tiempos que vivir. Es mejor que lo sepáis cuanto antes, que no os dejéis adormecer por los cuentos, por las drogas de quienes quieren convertiros en esclavos y sacaros la sangre laboral en trabajos basura.

Atreveos, pensad, estudiad, leed, discutid, no os dejéis convencer fácilmente, revisad vuestras ideas, estad atentos, no comulguéis con ruedas de molino.

 

“Rebelde es el que sabe decir no”    Albert Camus