Arxiu d’entrades
Connectar

Premio Nobel de Física 2017

Una mitad del galardón ha recaído en Rainer Weiss y la otra mitad en Barry C. Barish y en Kip S. Thorne.

De izquierda a derecha, Rainer Weiss, Barry Barish y Kip Thorne. FOTO: AFP | VIDEO: EPV

Los tres físicos norteamericanos  han sido premiados “por sus decisivas contribuciones al detector LIGO y a la observación de las ondas gravitacionales“.

Estos físicos teóricos pensaron en la interferometría láser, técnica creada por el primero de los ganadores, Rainer Weiss, como el método para detectar finalmente este tipo de ondas. Su reacción al recibir la llamada del comité Nobel fue “maravillosa”, aunque Weiss reconoció al tiempo “el trabajo de más de mil personas“, las que han investigado durante todos estos años hasta lograr confirmar la existencia de las ondas gravitacionales.

La mitad del premio es, por tanto, para Weiss, y otra mitad caerá ‘ex aequo’ para Barry Barish y Kip Thorne. Durante muchos años, Barish fue el investigador principal del experimento LIGO, que acabó dirigiendo a partir de 1997. Thorne, por su parte, representa la parte más teórica del trío, ya que durante años ha estado aportado al experimento las matemáticas necesarias para lograr analizar los datos y, finalmente, saber cuándo se habían detectado las ondas.

La primera observación de ondas gravitatorias o gravitacionales se efectuó el 14 de septiembre de 2015 y fue anunciada por las colaboraciones LIGO (Observatorio de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales)  y Virgo el 11 de febrero de 2016. Las ondas gravitacionales, cuya existencia predijo Albert Einstein 100 años antes, fueron producidas por una colisión o fusión de dos agujeros negros que sucedió hace 1.300 millones de años. Estas ondas, ocurridas hace millones de años, constituyen una forma completamente nueva de observar los eventos más violentos del universo y ponen a prueba los límites de nuestro conocimiento. Los pioneros Rainer Weiss y Kip S. Thorne, junto con Barry C. Barish, el científico y líder que llevó el proyecto a su conclusión, garantizaron que cuatro décadas de esfuerzo finalmente permitieran observar las ondas gravitacionales.

Las ondas gravitatorias son deformaciones del espacio-tiempo, el escenario donde todo sucede. Se propagan a la velocidad de la luz y son generadas por masas en movimiento acelerado y eventos violentos como el detectado. Del mismo modo que las cargas eléctricas aceleradas producen radiación electromagnética, cualquier masa acelerada produce radiación gravitatoria.

Los tres físicos, junto al resto de la colaboración internacional del experimento, también recibieron en 2017 el Premio Princesa de Asturias por su papel en el Observatorio de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales.

 

Commentaris tancats.