El Departament de Religió i Moral Catòlica de l'IES Dr. Lluís Simarro us dóna la benvinguda al nostre espai docent.
Tweeter Religión
Arxiu d’entrades
Log In

#TODOSENFAMILIA. LOS CURAS ITALIANOS.

https://www.abc.es/sociedad/abci-curas-italianos-pagan-alto-precio-confortar-victimas-coronavirus-96-fallecidos-202004061559_noticia.html

Los curas italianos pagan un alto precio por confortar a las víctimas del coronavirus: 96 fallecidos

Han sido contagiados durante la pandemia, tras consolar a familiares y pacientes en hospitales y residencias

 

 

El sacerdote Cirilo Longo, antes de morir

El sacerdote Cirilo Longo, antes de morir – ABC

Conmovió en Italia la imagen del sacerdote Cirillo Longo, de 95 años, que murió en un hospital de Bérgamo por el coronavirus, con un rosario, poco después de dar ánimos a los sanitarios que le atendían, diciéndoles con brazos en alto y manos cerradas como en señal de triunfo: «No tengan miedo porque estamos todos en manos de Dios; nos vemos en el Paraíso; recen el Santo Rosario». Se ha hecho viral la fotografía de don Cirillo, fundador del centro Don Orione en Redona (Bérgamo), conocido por su espíritu combativo y enérgico, temperamento que ha mantenido hasta los últimos momentos de su vida.

Se ha convertido en uno de los símbolos del frente religioso que también ha combatido en primera línea sufriendo la tragedia del coronavirus: 96 sacerdotes y docenas de monjas han muerto durante la pandemia en Italia, donde los infectados son 128.948 y los fallecidos 15.887, hasta en la tarde del domingo. Terrible ha sido la tragedia entre el personal sanitario: Han perdido la vida 87 médicos. Pero las muertes de los miembros del clero han pasado más desapercibidas.

Muchos de los sacerdotes han sido contagiados al dar consuelo a los pacientes en los hospitales donde ejercían su ministerio o en residencias de ancianos. Un drama añadido en esta tragedia ha sido el que en los hospitales miles de pacientes se hayan ido al otro mundo sin el consuelo de un familiar que les haya tenido la mano en los últimos momentos de su vida o sin haber recibido una caricia. El padre Aquilino Apassiti, de 84 años, que fue misionero en las selvas de Brasil durante 25 años, se ha ocupado de confortar a los parientes de las víctimas del coronavirus en el hospital Papa Giovanni XXIII de Bérgamo: «Mueren solos; los familiares de los difuntos me llaman, yo meto el teléfono móvil cerca de sus seres queridos y rezamos juntos. La mayor parte del tiempo la paso en la capilla rezando. A menudo, por la tarde viene una cardióloga y rezamos».

Algunos sacerdotes han sido considerados héroes, como el párroco Giuseppe Berardelli, de 72 años, muy querido por sus feligreses de Casnigo (Bérgamo), a los que saludaba siempre con la misma frase: «Paz y bien». Su pueblo le había regalado un respirador, pero él renunció para que fuera destinado a otro más joven.

Commentaris tancats.