El Departament de Religió i Moral Catòlica de l'IES Dr. Lluís Simarro us dóna la benvinguda al nostre espai docent.
Tweeter Religión
Arxiu d’entrades
Log In

La enseñanza religiosa contribuye a la calidad de la educación desde la propuesta y desarrollo de unos Conocimientos, valores y actitudes que conforman su propio currículo. La opción confesional católica lo hace desarrollando especialmente la capacidad trascendente del alumno, presentando la propuesta de Jesús de Nazaret de tal modo que pueden dar sentido a su vida e iluminar el fundamento de Aquellos valores comunes que HACEN posible una convivencia libre, pacífica y solidaria. Ademas, se ofrece una formación significativa acerca de las demas confesiones religiosas, subrayando de modo especial el trabajo conjunto que realizán a favor de la convivencia, la justicia y la paz en nuestro mundo.

No podría existir una formación integral y, por tanto, una educación de calidad, si no se desarrollasen todas las capacidades inherentes al ser humano, entre las cuales se encuentra constitutivamente la capacidad trascendente. Esta capacidad básica del individuo, adquiere su auténtico cumplimiento en la búsqueda del sentido último de la vida. Enraizada en lo más profundo del ser, el alumno va descubriéndola-teniendo en cuenta los niveles de aprendizaje propios de cada edad-en las manifestaciones religiosas y culturales de su entorno, en el progreso y Humanización del propio ser humano, en los lenguajes de la Biblia, en los modelos cristianos de referencia y, particularmente, en la persona de Jesucristo y su presencia en la comunidad cristiana.

La formación religiosa y moral católica cuenta con una larga tradición en el sistema educativo español y, respondiendo a razones profundas de la institución escolar ya derechos humanos reconocidos por la Constitución española, está garantizada actualmente por el Acuerdo suscritos entre el Estado español y la Santa Sede sobre Enseñanza y Asuntos Culturales, firmada el 3 de enero de 1979, en el cual se establecen los principios que HACEN posible las Garantías Constitucionales.

Atendiendo a las competencias establecidas en el citación Acuerdo internacional y reconocidas en la Ley, corresponde a la Conferencia Episcopal Española fijar el currículo de la opción confesional católica.

El currículo de la opción confesional católica es una síntesis básica y global del mensaje cristiano, adecuada a la edad del alumno, a las exigencias epistemológicas de la materia, a las Expresiones culturales del entorno ya las demandas didácticas del sistema educativo. Junto con otras opciones, se enmarca en un contexto histórico y social, incluye parte del gran acervo cultural y artístico que emana de la fe católica y de otras confesiones, y posibilita el análisis comparado de los contenidos y líneas básicas de las grandes religiones vigentes.

La enseñanza religiosa católica contempla el fenómeno religioso en sus distintas dimensiones. La opción confesional católica aporta su propia perspectiva de las mismas:

La dimensión cultural e histórica está presente en la enseñanza religiosa, DADO que el patrimonio cultural, histórico y antropológico-axiológico que gran parte de las sociedades recibes del pasado está vertebración por contenidos religiosos. En este sentido, la Religión católica ha DADO sus frutos en el arte, en los sistemas de significaciones moral, en la creación popular y en la acción social. Por ellos, el currículo de la opción confesional católica enseña la incidencia que el cristianismo-en sus contenidos doctrinales y sus formas históricas ha tenido y tiene en la cultura española y europea.

La dimensión humanizadota de la opción confesional católica constituye una Aportación eficaz en la maduraciones de la personalidad integral del alumno, enraizando los Mismos objetivos del sistema educativo en un Núcleo referencial de ideas, valores y creencias que permiten al alumno dar respuesta a sus Interrogantes más radicales, Haciendo a su vez posible la formación de hombres y mujeres conscientes, críticos, libres y creadoras. La formación religiosa católica aporta de esta manera una cosmovisión que hace posible la apertura hacia el fundamento y el sentido último de la vida y, por tanto, en el sentido de la ciencia, de la cultura y de la identidad misma de la persona humana. Se trata de afrontar las grandes preguntas que el alumno se Plantea y ayudarle a encontrar las respuestas que podrá asumir como opción libre y personal. Se Finalidad de la escuela que los alumnos logran su desarrollo personal; lo que no es posible sin una conveniente fundamentación y orientación hacia un significado último y global de la existencia.

La dimensión ético-moral explicita las exigencias morales que conllevar el mensaje cristiano. En la opción confesional católica se ofrece una determinada manera de ver la vida, en cuya base se encuentra un concepto de hombre, un Núcleo referencial de ideas y creencias, y la propuesta de una escala de principios y valores. La enseñanza religiosa católica Expone, fundamenta y jerarquiza los valores y virtudes capaces de educar la dimensión moral y social de la personalidad del alumno, en orden a hacer posible la maduraciones en la responsabilidad, el Ejercicio de la solidaridad y de la caridad. Todo Ello, como expresión coherente del conocimiento de Dios revelación en Jesucristo.

La opción confesional católica se presenta en el ámbito escolar, en su estructura epistemológica o disciplinar, con el carácter científico con el que, en la cultura universitaria, se abordan las ciencias de la religión y la teología. Sus contenidos son saberes con una fundamentación y una metodología científica propia, implantados con rigor y tradición en los Estados de nuestro entorno cultural. Su estatuto epistemológico original entra en el ámbito educativo en confrontación y diálogo con Aquellos otros tipos de saberes y racionalidad que operan en la escuela.

En la Educación Secundaria, la opción confesional católica tiene en cuenta las características psicológicas propias de la adolescencia. En esta edad el alumno se Plantea especialmente la actitud personal ante lo religioso de una forma más racional y entra en una fase de interiorización que aúna un Descubrimiento mayor de sí mismo y una capacidad creciente de abstracción.